Vicente recuerda el día en el que un ataque de tos le hizo perder el sentido y el control de su coche mientras viajaba por un camino. “Llevaba meses con tos persistente pero no le había dado importancia. A raíz del accidente con el coche me hicieron una radiografía que detectó líquido en el pulmón. A partir de ahí se sucedieron las pruebas y una broncoscopia confirmó que padecía un cáncer de pulmón”, explica. Tras tratamiento inicial con quimioterapia, comenzó hace dos años con inmunoterapia. En la actualidad su tumor está estable y le permite hacer vida normal. “Me realizo revisiones periódicas cada tres meses”.

“Desde hace un año el tumor ha permanecido estable. La verdad es que me encuentro muy bien y puedo hacer vida normal”, asegura. Apasionado del campo y la naturaleza, Vicente, ya jubilado, pasa mucho tiempo al aire libre. Además, es uno de los pacientes seleccionados dentro del proyecto Clarify para llevar un dispositivo ‘Kronowise’ para la monitorización de los ritmos circadianos de forma ambulatoria durante una semana. El objetivo que persigue el proyecto Clarify con esta monitorización es recabar información sobre los ritmos biológicos de los largos supervivientes en cáncer para diseñar intervenciones que mejoren su calidad de vida y su bienestar.

En este sentido, para Vicente, su calidad de vida es buena gracias a que es una persona ‘muy positiva’ y a que el tratamiento actual no le ocasiona efectos secundarios. Precisamente como recomendación para personas que están en su misma situación Vicente destaca la importancia de un buen afrontamiento de la enfermedad y, aunque no ha sido su caso, sí tratar de buscar apoyo emocional si se precisa. 

Vicente Galiana, paciente de cáncer de pulmón

X